De pro del StarCraft a trabajar en Blizzard: una entrevista con TheBOy

14/7/2017 | Blizzard Entertainment

Con el lanzamiento de StarCraft: Remastered el 14 de agosto, este es un momento perfecto para echar la vista atrás a las casi dos décadas de historia de StarCraft. Esta semana ponemos el foco en Kook «TheBOy» Kibong, quien tenía 18 años cuando apareció el juego. Pronto se convirtió en uno de los mejores jugadores de Corea del Sur y acabó en los primeros puestos de numerosos torneos.

Años más tarde entró en Blizzard Korea, donde ahora ayuda a gestionar los esports de StarCraft y StarCraft II. Nos reunimos con Kibong para escuchar la historia de su viaje, en el que pasó de ser un jugador decidido a un famoso jugador profesional, y de ahí a desempeñar un papel influyente en los esports en Blizzard.


¿Qué es lo que te atrajo de StarCraft cuando salió el juego?

Cuando vivía en Australia, ganaba muchas competiciones de carreras en recreativas. En 1998, un día mis amigos se fueron mientras estaba jugando en una recreativa. Los encontré en un cibercafé jugando a StarCraft. Me quedé tan impresionado por el movimiento tan chulo de los VCE y los marines que volví para verlos al menos tres días seguidos. Al principio no quería jugar, pero al final no pude resistirme.

¿Te dedicaste profesionalmente a los juegos de carreras antes de pasarte a StarCraft?

Por 1997 hubo un bum en los juegos de recreativa, así que pasaba mucho tiempo jugando. Competía contra un amigo que era buenísimo con el Daytona USA. Quería ganar, así que investigué mucho para reducir mis tiempos de vuelta, aunque fuera una sola décima. No tenía rival en la ciudad.

También había una competición semanal del Daytona USA a nivel local. La persona con el mejor tiempo de vuelta cada semana ganaba un pequeño premio en metálico y otros premios. Yo ganaba cada semana.

Después, cuando me convertí en profesional de StarCraft, empecé a ganar más dinero y me compré un coche. Me empecé a interesar por el tuneado de coches e incluso participé en carreras tipo drag. Me planteé seriamente pasar de ser jugador profesional a piloto de carreras profesional. Pero la escena de carreras coreana aún está en desarrollo... así que abandoné esa aspiración.

¿Cuánto tardaste en convertirte en jugador profesional de StarCraft?

De media, se tarda más de un año en convertirse en jugador profesional. Pero yo me hice una reputación en Battle.net en solo siete meses. A los ocho meses ya tenía un agente, y conseguí un patrocinador justo después.

Antes de convertirme en profesional, solía jugar de 8 a 10 horas al día. Al hacerme pro, no encontraba jugadores que fueran mejores que yo, así que no entrenaba tanto. Pero antes de las competiciones jugaba unas 20 o 30 partidas para pensar en estrategias. También tomaba muchos apuntes para no olvidar mis tácticas. Disfrutaba con el juego y jugaba tres o cuatro horas al día.

¿De qué momento estás más orgulloso?

En 1999 todo era nuevo y emocionante. Ganaba dinero jugando a un juego divertido, saliendo en programas de televisión, cosechando fans y reuniéndome con famosos de muchos campos. Hubo una época en que la gente corría para conseguir un autógrafo mío. Nunca olvidaré el ProGamer Korea Open (PKO) del 99, mi primer torneo en directo. Caí en la final, pero gané ocho enfrentamientos seguidos. Fue un récord que se mantuvo durante mucho tiempo.

Otra cosa que recuerdo claramente es cuando un grupo de cibercafés coreano-estadounidense me invitó a Estados Unidos. Salí en todos los periódicos de Corea y tuve la oportunidad de hablar en la radio coreano-estadounidense.

¿Cuál era tu punto fuerte? ¿Te especializaste en controlar alguna unidad en particular, o fuiste de los primeros en jugar con un determinado estilo?

Me pasaba mucho tiempo centrado en las unidades más débiles y en las malas estrategias. Quería romper el estereotipo de que algunas unidades y estrategias son más débiles que las más habituales. A veces una combinación de unidades parece penosa, pero una vez que descubres su verdadero poder, es fácil ganar con ella.

Era conocido por utilizar hidraliscos, así que me acabaron llamando «Hidralisco» o «el Hidralisco Viviente». A veces incluso me llamaban «el Hidralisco pensador», porque me pienso mucho mis jugadas.

Después de que empezaran a llamarme «el Hidralisco Viviente», me puse a jugar aún más con hidraliscos. Incluso cuando sabía que no debía usarlos en determinadas situaciones, sentía que tenía que hacerlo.

¿Quiénes fueron tus mejores amigos entre los demás jugadores profesionales?

Aún guardo una muy buena relación jugadores profesionales de entre 1999 y 2002, como Jinho Hong («YellOw»), Do-gyung Kang («H.O.T-Forever»), Guillaume Patry («Grrrr...»), y Giseok Lee («SSamzang»).

¿Alguna historia divertida con ellos?

Tengo unos vídeos secretos de YellOw y H.O.T-Forever bailando, cantando y diciendo palabrotas, pero prefiero proteger su vida privada...

¿Qué te llevó a cambiar de carrera?

Cuando era jugador profesional, no es que me pasara jugando todo el día. También exploraba oportunidades de negocio. Como los cibercafés estaban de moda en Corea, organizaba eventos promocionales para ellos. Acabé organizando numerosos eventos promocionales y conseguí unos ingresos estables con una franquicia.

¿Cómo acabaste en Blizzard?

Tras acumular experiencia, creé una empresa de capital riesgo con grandes aspiraciones. Pero hubo problemas en la fase alfa del desarrollo del producto. No pude lanzarlo y me vi obligado a cerrar el negocio. Fue un revés importante... Cuando más hundido estaba, vi por casualidad una oferta de trabajo relacionada con esports en Blizzard. Al ser un gran fan de StarCraft, me pareció una oportunidad increíble de perseguir mi sueño y mi pasión.

¿Ganas todas las partidas y competiciones internas de StarCraft que se hacen en Blizzard? ¿Quién es tu mayor rival en las oficinas de Blizzard?

Cuando empecé a trabajar para Blizzard, muchos compañeros me desafiaron, pero yo nunca perdía. Ahora mismo hay jugadores magníficos y a veces me ganan si juego con los terran o los protoss. Pero con los zerg aún soy imbatible. Mucha gente me ha dicho que soy un jugador completamente diferente cuando juego con los zerg. Siempre bromeo con que yo mismo soy un zerg, ¡así que no tengo que tocar el ratón o el teclado para ganar!  

 

Más entrevistas:

Tasteless y Artosis, sobre los 19 años de StarCraft (y sumando)
Tras los bastidores con el equipo de Classic Games
 

Recibir noticias

¿Quieres adentrarte aún más en el universo StarCraft?
Echa un vistazo al sitio web de StarCraft II.